UNA FINESTRA OBERTA AL MÓN

UNA FINESTRA OBERTA AL MÓN
(c) Gallel Abogados

viernes, 5 de junio de 2015

EL DARDO ES LA PALABRA (I)

HOMENAJE A D. FERNANDO LÁZARO CARRETER 
(por darnos sus "dardos" y a mis sobrinos, por dejarnos su diana)
(c) Gallel Abogados
- D. Fernando, ilustre aragonés que, desde 1975 escribía semanal, o periódicamente, artículos en la Prensa, que hoy llamaríamos "entradas" o "posts" en algo que, entonces, no existía y hoy llamamos "blogs", pero que él llamaba, sencillamente, "dardos".

- Su lucha era didáctica, en pos de la corrección del habla del idioma castellano -español, como él lo llamaba-, de pulir la irrupción -hace cuarenta (40) años ya- de las corrupciones idiomáticas que se colaban a través de la ventana de la prensa, fundamentalmente, la política y la deportiva, con traducciones literales del inglés o del francés, con alargamientos innecesarios de palabras que no pretendía más que denotar que el escribiente o el parlante era poseedor de una gran "cultura" idiomática, cuando lo que hacían ambos era desvirtuar totalmente el sentido de la palabra y de la frase que, junto con otras, pretendía "informar" de ciertos hechos o acontecimientos, consiguiendo una desinformación total. .

- Por tales razones, lanzaba "dardos", que "nacieron como un desahogo ante rasgos que deterioran nuestro sistema de comunicación, precisamente, en y por los medios que de él se sirven.", como D. Fernando decía.
- El ilustre ocupante del sillón "R" de la Academia de la Lengua Española, no cejaba en su empeño y su valor para combatir heróicamente sin adarga, ni astillero y, por toda lanza, lanzaba sus "dardos", sus comentarios que, muy a su pesar y frustración, ningún periodista leía; eran, evidentemente, "la soga en casa del ahorcado" y, bien que esto le alteraba su sana intención y desinteresada lucha. Su prédica en el desierto de la información no daba fruto alguno, como vemos, no lo ha dado hasta el día de hoy, 40 años después.
- En homenaje al ilustre luchador idiomático, nos permitimos extraer de su obra un pequeño léxico aplicable al mundo jurídico, con la misma intención de desahogar los deterioros del idioma jurídico, precisamente, si bien, nuestro "dardo", no solo está "en" la palabra, sino que, además, "es" la propia palabra, que tiene que llegar certeramente al centro de la diana idiomática.
- El deterioro de las palabras, pues, es la causa que hace desaparecer la ética y, al mismo tiempo, aparecer todos los males que la ausencia de ética provoca.

PEQUEÑO GLOSARIO
  • Cuando decimos que un hecho se repite varias veces no debemos decir "rutinario", extraído del inglés "rutine", sino, "reiterado".
  • Cuando designamos o elegimos a alguien, no debemos emplear el verbo "nominar", extraído del inglés "nominate", pues nominar es "dar nombre a una persona o cosa"; diremos "designar" o "proclamar" candidato.
  • Cuando se pretende que un Partido político o una Asociación, legales, dejen de serlo, no diremos "ilegalizar", tomado del inglés "illegalize", sino, "deslegalizar".
  • Cuando pretendemos decir que concluye un asunto o una reunión no deberemos emplear "culminar" -llegar al punto más alto-, sino, sencillamente, concluir, acabar, finalizar.
  • Empleamos el verbo "enervar" para aludir a una acción, un desahucio, un contrato. Palabra que viene de "nervios", estimulándolos, "irritar", en definitiva; sin embargo, también tiene un significado -antiguo- de "debilitar"; prácticamente son los significados en francés y en inglés. ¿Cuál de los dos significados es? Evidentemente, el de "debilitar" la acción, procedente del latín "enervare", debilitar, agotar.
  • Decimos "ente" para referirnos a un organismo público, cuando su significado es el de "ser", lo que realmente existe, es o puede existir. En este artículo (hoy "entrada") suyo lanzaba su "dardo" frente al B.O.E., al que denominaba "gran receptáculo de impericias idiomáticas".
  • Aunque no es estrictamente jurídica la expresión, baste traerla por su corrección. Quedarse "en pelotas" no es lo que parece, sino, quedarse "en vestido casero", pues ese término "pelotas" viene de "pellote" (piel, pellis o indumentaria, "en pellote", "a cuerpo" o con atuendo casero, falta de etiqueta en el vestir.
  • Y/O, procedente del "and/or", lenguaje de la Lógica, para señalar una "disyunción inclusiva". "Aquí y (o) en mi casa, estoy a tu disposición", decía el Académico, sin embargo, en la escritura debe primar una u otra conjunción, pues, ninguna de ambas excluye las opciones.
  • Distinguiremos entre "digresión" (de digredi, andar) bajo el significado de "apartarse", "desviarse", de "disgresión" (de grex, rebaño), separar una grey o un conjunto unido.
  • Decimos "postgraduado" (tomado del inglés post-graduate) para aquél que hace estudios con posterioridad a la graduación, al Grado, a la Licenciatura o Ingeniería. Erramos, pues el siguiente Grado, es el de Doctor y así, el "postgraduado", sería el Doctor, cuando llamamos "postgraduados" a todos los licenciados o ingenieros que estudian algo distinto al Doctorado, algo que no es el siguiente Grado.
  • Rol, debe ser "papel" ("rollo" de papel, literalmente); royalty, regalía, patente o canon; "regulaciones" (del inglés rule), sin duda, debe ser "reglamento".
  • "Detentar" sólo puede significar "retener algo sin derecho lo que no le pertenece", pero no, "detentar" la voz, así como tampoco, "poseer, tener, conservar, gozar o mantener", privándole del rasgo semántico "sin derecho". Tampoco "detentar" el record, sencillamente, tenerlo.
- Hasta aquí llegamos, con la promesa de continuar, este pequeño glosario-homenaje al  ilustre "dardista".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada